El burlador de sevilla

El burlador de Sevilla tiene una historia misteriosa y fascinante. No sólo hay dos versiones de la obra, ambas con títulos diferentes, sino que también hay varios autores que la reclaman.

La versión más aceptada es la que se llama El burlador de Sevilla y convidado de piedra. Comedia famosa del Maestro Tirso de Molina. Se descubrió otra versión en 1878 que tenía el título Tan largo me lo fiáis y se pensó que era de Calderón, otro autor famoso del Siglo de Oro. Aunque las dos versiones son muy parecidas, hay diferencias con algunas palabras y descripciones y se ha pensado que son indicaciones de la fecha de las dos. Ahora, nadie cree que ni Burlador ni Tan largo fueron escrito por Calderón por razones estilísticas; todavía algunos dudan que Tirso tampoco fuera al autor.

Las dos versiones son obras típicas del Siglo de Oro en que tienen tres actos, tienen acción que ocurre en lugares muy lejanos, y también contienen un elemento de tiempo que no se puede medir. También, los temas son típicas de la época, los de la justicia, el engaño, el honor, y el valor.

En su época, Burlador no fue un drama muy popular porque la muerte de Lope de Vega en 1635 causó una disminución en la popularidad de este estilo de comedia. Sin embargo, su personaje principal, do Juan Tenorio, ha tenido más éxito que ningún otro salvo don Quixote.

Como dice Théophile Gautier en 1845, el tema de don Juan "había de la vuelta en una dirección y otra, mil veces, pero todavía es tan nuevo como siempre." Originó como personaje con Tirso de Molina pero probablemente eran muchas las inspiraciones para el personaje en la historia y leyendas. Según el erudito Louis Viadot, don Juan Tenorio era miembro de familia noble de Sevilla y mató al comandante de Ulloa, raptó a su hija, y fue matado por monjes franciscanos. Los nombres de Juan y Pedro Tenorio y Ulloa de hecho existen en crónicas españolas pero no comprueban nada porque muchos autores toman nombres de personas conocidas para dar un aspecto auténtico.

En el folklore medieval, el tema del hombre muerte invitado por un mozo irrespetuoso es bastante común. También, el teatro español tenía estatuas animadas y personajes que no respetaban las convenciones son las mujeres—más notables son Leucino en Infamado (1581) por Juan de la Cueva y Leonido en La fianza satisfecha (1612-15) por Lope de Vega.

Aunque hay varios aspectos del personaje de don Juan, hay dos cosas en su carácter que llaman la atención del público. Primero, engaña a las mujeres para seducirlas. Esencialmente las deja sin honor y sin otras posibilidades salvo casarse con otro (pero sin la virginidad) o entrarse en un convento. El segundo aspecto es que a èl no le importa que Dios vaya a castigarle. Las dos acciones demuestran la falta de honor personal y respeto para las reglas morales y de la sociedad.

A diferencia de los otros personajes mujeriegos o descarados, don Juan no recibe el perdón de Dios. Tal vez, el autor quería que la sociedad degenerado prestara atención al castigo de don Juan y se arrepentirían antes de morir.

Obras consultadas

MacCurdy, Raymond. Introduction. El burlador de Sevilla and La prudencia en la mujer. By Tirso de Molina. New York: Dell, 1965.

Rogers, Daniel, ed. Tirso de Molina: El burlador de Sevilla. London: Grant and Cutler, 1977.

Weinstein, Leo. The Metamorphoses of Don Juan. Stanford: Stanford UP, 1959.