El Burlador de Sevilla

Tirso de Molina (Fray Gabriel Téllez)

El nombre verdadero de Tirso de Molina es Gabriel Téllez. Fray Gabriel Téllez nació en Madrid. No se sabe exactamente cuándo pero probablemente fue en 1580. Poco se sabe sobre sus padres pero es posible que fuera el hijo ilegítimo del duque de Osuna. Si es verdad, Tirso de Molina fue el hijo de una de las más famosas figuras públicas y hombres nobles del Siglo de Oro.

Tirso de Molina introdujo sus obras dramáticas al público en 1604 o 1605. Unos de sus trabajos más conocidos incluyen El burlador de Sevilla, La venganza de Tamar y El condenado por desconfiado. Tirso de Molina continuó a producir trabajos aun cuando unos de sus compañeros clérigos se opusieron a la supuesta inmoralidad contenida en muchos de sus trabajos literarios. Los padres de la iglesia no le permitieron escribir más obras después de su apariencia en el Consejo de Castilla. Oficialmente Tirso de Molina no escribió más trabajos dramáticos pero algunos dicen que él continuó a escribir por un período de diez años. Se piensa que Tirso de Molina produjo más de cuatrocientas obras en su vida pero hoy se conocen solamente 68. Unas de sus obras son directamente relacionadas con la religión pero otras tratan temas históricos. Es también obvio que Tirso de Molina tuvo un lado cómico.

Lope de Vega fue el genio de la comedia, y Tirso de Molina lo llamó su maestro. También consideró la comedia como un arte nuevo porque la forma y el contenido dramático eran diferentes de los preceptos antiguos. Estas obras fueron influenciadas por las ideas del renacimiento y de las culturas clásicas. Muchos escritores admiraron las comedias de Tirso de Molina; Calderón de la Barca dijo que con tantas muestras de ciencia, virtud y religión había dado que aprender a los que más deseaban imitarle.

Las obras de Tirso son productos de una mente seria pero también traviesa. Hay humor en las obras que pertenecen a santos y aun en las tragedias. Un ejemplo de las obras de Tirso que muestra su concepto de la vida como algo cómico es Santo y sastre.

Tirso también emplea mucha ironía en sus obras. Representa al hombre como alguien tímido y a las mujeres como si fueran poderosas aunque al principio el lector piensa lo opuesto. Las mujeres, a despecho de las restricciones de la sociedad, se encuentran en papeles activos.

Obra consultada:

Tirso de Molina. Tamarís Revenge. Ed. And trans. John Lyon. England: Cambridge UP, 1988.